Lecciones sencillas de la carta a los Romanos – parte 2

Romanos 1:7 – Somos llamados a ser santos

A todos…llamados a ser santos

Estamos llamados a ser santos (separados, consagrados). Esto puede ejercer cierta presión sobre los creyentes, pero la verdad es que tenemos una responsabilidad como seguidores de Cristo. Tenemos que decidir separarnos para Dios. Esto no quiere decir que tenemos que ir a un monasterio, sino que vamos a vivir nuestra vida cotidiana, de manera tal que tengamos a Dios presente en todo lo que hagmos, digamos o pensemos, y como resultado, agradeciendo a Dios. Suena como una tarea difícil, pero esto se puede lograr si cambiamos nuestro estilo de adoración de uno de prácticas religiosas a uno de una relación diaria con Jesús.

Romanos 1:20 No hay excusa

Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa.

Hay una teoría que postula que el universo fue creado, básicamente, de la nada en un proceso que ellos llaman el “Big Bang”. Para algunas personas es más fácil creer en esta teoría en lugar de creer que Dios creó el universo.

¿Es posible que la perfección de todos los sistemas que componen el cuerpo humano fueran creados por accidente? ¿Es posible que insectos sin “inteligencia”, como las hormigas y las abejas, sean tan organizados, y esto por accidente?

Basta con echar un vistazo al cielo, eche un vistazo a un recién nacido; echa un vistazo a la naturaleza. ¿Es posible que todos estos salieran de la nada? No. Toda esta perfección, toda esta belleza fue creada por Dios.

¿Creería usted si alguien le dijera que las computadoras fueron creadas de la nada? De ninguna manera! Las computadoras han evolucionado a partir de las versiones originales, pero no por sí mismas. Sin duda, ha tomado mucho tiempo, conocimiento y trabajo para las personas lograr convertir a las computadoras en lo que son hoy en día. Si pensamos que las computadoras son complejas, ¿cómo se compara con la complejidad del universo?

No sé si Dios usó una gran explosión para crear el universo, pero sé una cosa: el universo no fue creado por accidente, y no ha evolucionado sin intervención, fue necesario la intervención de la mano de Dios.

Además, hay una teoría que afirma que “la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma”. El universo fue creado por la energía ya existente: esta energía fue proporcionada por Dios.

El versículo 20 expresa que las cualidades de Dios se muestran a través de la creación. El mensaje es básicamente: “¿Cómo podemos dudar de la existencia de Dios, cuando nos fijamos en la creación?”

Romanos 1:18-19,21-32 Los resultados de no aceptar la verdad de Dios

18 Ciertamente, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad.19 Me explico: lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente para ellos, pues él mismo se lo ha revelado.

No importa lo que los ateos digan, estamos rodeados de tanta evidencia de no hay forma de negar la existencia de Dios. No hay excusa. Según el v19 la verdad de la existencia de Dios ha sido claramente revelada.

Los que tratan de suprimir esta verdad son recipientes de la ira de Dios (v18). Esto puede sonar como un castigo un poco fuera de proporción. Sin embargo, consideremos los hechos. Estas personas conocían a Dios, pero

  • No glorificaron a Dios (v21)
  • No dieron gracias a Dios (v21)
  • Cambiaron la gloria de Dios por las imágenes de seres creados (V23)
  • Cambiaron la verdad de Dios por la mentira (v25)
  • Adoraron las cosas creadas en lugar de a Dios (v25)
  • Son impíos que hacen estas cosas y se complacen con los que las practican (v32)

El resultado:

  • Dios los entregó al deseo pecaminoso de sus corazones
  • Dios los entregó a pasiones vergonzosas
  • Dios los entregó a mentes depravadas

La Biblia es muy detallada sobre los resultados de rechazar a Dios (v26-31). No es necesario más discusión sobre el tema. Sólo diré una cosa más: “El que tenga oídos, oiga”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.