¿Eres importante?

En cada evento electoral los candidatos hacen su mayor esfuerzo por convencer a los electores de que él o ella es la mejor opción para el puesto. Como parte del proceso, intentan hacernos entender que somos importante para ellos, y que nuestro voto es valioso.

Sin embargo, los que hemos experimentado múltiples ciclos electorales hemos aprendido que las promesas realizadas durante las campañas políticas tienden a pasar al olvido. Durante la campaña me hacen sentir que tengo valor, pero luego se olvidan de mí y me convierto en un número más.

Esa es la realidad de este mundo. Solo contamos cuando nos necesitan. ¿Por qué entonces ponemos nuestra esperanza donde no hay ninguna?

Aunque el mundo no nos valore, cada uno de nosotros es importante para Dios.

Existiendo en forma de Dios, él no consideró el ser igual a Dios como algo a que aferrarse; sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres; y, hallándose en condición de hombre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! –  Filipenses 2:6-8

El amor de Dios por ti y por mí es tan grande, que decidió llevar personalmente el castigo requerido para nuestra restauración.

El alto pago de la crucifixión representa lo valioso que somos para Dios. Aún más, él quiere que nos veamos unos a otros con la misma importancia con la que él nos ve.

sino estimen [cuenten, consideren] humildemente a los demás como superiores a ustedes mismos;…considerando cada uno también los intereses de los demás. Haya en ustedes esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús.- Filipenses 2:3-5

No eres un número más.  Eres sumamente valioso. Pon tu confianza en aquel que le da valor a tu vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.