Y el ganador es…

En una temporada de deportes son muchos los equipos que comienzan, pero sólo un equipo logra llevarse el trofeo de ganador. Si lo vemos desde otro punto de vista, cada uno de los otros equipos fueron perdedores.

¡Qué bueno que la vida no se mide como las competencias deportivas! Para la mayoría de nosotros, ganar no se logra haciendo que otros pierdan, sino haciendo el mayor esfuerzo para alcanzar nuestras metas. A pesar de esto, el esfuerzo no nos hace inmunes a las derrotas.

No podemos negar que durante la vida pasamos por muchas experiencias que se sienten como derrotas. Estas se pueden manifestar en situaciones como: relaciones rotas, problemas financieros, enfermedades, insatisfacción, inseguridad, etc. Nadie está exento de experimentar situaciones como estas.

En el mundo tendréis aflicción – Juan 16:33b

Experimentar aflicción no es una posibilidad; más bien es una certeza. Pasar por aflicción nos tocará a todos tarde o temprano. Si piensas que este parece un mensaje deprimente, estas en lo correcto. Pero entender la realidad de que habrá aflicciones no significa que tengamos que perder la esperanza.

Como seguidor del beisbol, he aprendido que no importa cuanto sea la diferencia en anotaciones, existe esperanza hasta que no se haya dado el ultimo “out”.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. – Juan 16:33

Jesús les aseguró a sus discípulos que en la vida tendrían circunstancias difíciles. Pero a la misma vez les aseguró que podían confiar que ninguna de esas circunstancias cambiaría la realidad de la victoria final en Él. Jesús no quiere que nada distraiga a sus seguidores de esta realidad.

¿Por qué conformarnos con una vida sin esperanza, si en Jesús podemos tener la victoria?

Únete al equipo ganador.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.