El Reino de los Cielos – Parte 5

El Reino de los Cielos es como ningún otro reino. Del mismo modo, las normas en el Reino de los Cielos no son como las reglas en cualquier otro reino.

Un pensamiento común en este mundo es que tenemos el derecho de tomar represalias contra cualquier persona que hace algo contra nosotros. Este es conocido como “lex Talión” o “ojo por ojo, y diente por diente”. Por lo general, esto es visto como justicia. Sin embargo, no es así en el Reino de los Cielos. Jesús dijo:

Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;  para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. – Mateo 5:43-48

¿Amar a mi enemigo? ¿Orar por ellos? ¿Cómo se espera que cumpla con este mandamiento?

Si piensas que muchas personas han pecado contra ti, sólo tratar de calcular cuántas personas han pecado contra Dios. ¿Cuántas personas han rechazado su ley? ¿Cuántas personas han rechazado su oferta de salvación a través de Cristo? A pesar de esto, Dios bendice al bueno y el malo. Esto podría no tener sentido para nosotros. Sin embargo, como un padre, él mira a sus hijos con amor y esperanza.

Aquellos que se consideran a sí mismos como los “buenos hijos” están llamados a hacer lo mismo que su padre hace. Y, sí, esto incluye amar a nuestro enemigo.

Otra norma especial en el Reino de los Cielos es la comúnmente conocida “Regla de Oro”:

Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. – Mateo 7:12

A todos nos gusta ser tratados con respeto. A todos nos gusta sentirnos especial. A todos nos gusta … nos gusta … nos gusta … No hay nada malo en eso. Sin embargo, en el Reino de los Cielos nosotros somos los llamados a romper el hielo. Somos llamados a forjar un camino para que otros puedan seguir. Cuando hacemos bien a los demás es como una pelota de goma que rebota cuando es tirada contra el suelo. Por cierto, “Amamos a Dios porque Él nos amó primero” (1 Juan 4:19)

Como dijimos en la parte anterior de esta serie, sólo piensa en un mundo en el que todo el mundo sigue esas reglas. Ayudemos en el establecimiento del Reino de los Cielos aquí en la tierra. Lo podemos hacer una vida a la vez.

El Reino de los Cielos – Parte 4

Amar al prójimo es realmente importante. Es el segundo mandamiento más importante en la Biblia. Es tan importante que tenemos que cumplir con él si queremos heredar la vida eterna (véase la parte 3 de esta serie).

El ministerio de Jesús se define por el amor:

Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él no perezca, mas tenga vida eterna – Juan 3:16

Observe las palabras “todo aquel”. Esto es cualquier persona. Incluye tu cónyuge, tus hijos, tus padres, tus amigos, y toda gente buena que conozcas. Pero también incluye a quienes no son tan buenos contigo. ¿Por qué?

Porque el Hijo del Hombre vino a salvar lo que se había perdido – Mateo 18:11

El sacrificio de Jesús no fue solamente para gente agradable. Incluye todos aquellos que todavía están perdidos (y no importa cuan “buenos” nosotros creemos que fuimos, en algún momento fuimos parte del grupo los ‘perdidos’). Piense en personas que no sean tan agradables. Haga una lista.

¿Terminó con la lista? Usted podría pensar que la gente en esta lista ya está descartada para el cielo. Pero …

¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños. – Mateo 18:12-14

No fue nuestra sangre la que se derramó en la cruz, fue la sangre de Jesús, y Su voluntad es que todos los seres humanos puedan salvarse a través de la fe en Él. Él se preocupa por los que ya están salvados, pero Él no dejará de buscar a aquellos que no lo son. Él se preocupa por ellos. Su amor los cubre. Ellos también son nuestro prójimo. Son como el hombre que fue robado y dejado por muerto; ellos están perdidos y muriendo en necesidad. Habrá personas que pasen cerca de ellos y no hagan nada. Sin embargo, nosotros estamos llamados a ser los buenos samaritanos para estas personas. Estamos llamados a ser el pastor que busca sus ovejas extraviadas. No hemos sido llamados a derramar nuestra sangre. Jesús ya lo hizo. Sin embargo, estamos llamados a compartir El amor de Jesús con ellos.

Como cristianos vamos a ser “evaluados” por el amor:

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. – Juan 13:34-35

El amor es la única manera que otras personas nos identificarán como cristianos.

Sólo piensa en un mundo en el que todo el mundo sigue este mandamiento. Todo sería diferente. Este debe ser nuestro objetivo. Suena como una tarea difícil. Hagámoslo una vida a la vez. Al hacerlo, ayudaremos en el establecimiento del Reino de los Cielos aquí en la tierra.

En la parte siguiente de esta serie seguiremos discutiendo algunos de los principios del Reino de los Cielos.

El Reino de los Cielos – Parte 3

En una ocación un líder religioso preguntó a Jesús: “¿cual es el mayor mandamiento en la ley?” Su respuesta fue: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el principal mandamiento”. Pero Jesús no se detuvo aquí. Él continuó, “El segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la ley y las enseñanzas de los profetas dependen de estos dos mandamientos”. (Mt 22:36-40)

Estos mandamientos son tan importantes que toda la ley depende de estos.

Nadie debe preguntarse acerca de la razón para el primer mandamiento: amar a Dios. Pero probablemente pocos de nosotros hubiera pensado que el segundo mandamiento más importante es amar a nuestro prójimo. En realidad, la frase ‘amar a tu prójimo’ se menciona por lo menos 10 veces en el Nuevo Testamento.

Otro líder religioso preguntó a Jesús: “¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?” Una vez más la respuesta de Jesús fue: “Ama de Dios y ama a tu prójimo”. Pero esta conversación no se detuvo aquí. El líder preguntó a Jesús: “¿Quién es mi prójimo?” Entonces Jesús comenzó a contar una historia acerca de un hombre de Jerusalén que fue atacado en el camino a otra ciudad y fue dejado por muerto. Dos religiosos pasaron cerca de este hombre sin detenerse a ayudar. Sin embargo, un hombre de Samaria, gente que eran considerados enemigos de los israelitas (Juan 4:9), se detuvo, lo ayudó, lo llevó a un lugar donde otros tuvieran cuidado de él y pagó por todos los gastos. Al terminar la historia Jesús le preguntó al líder religioso “¿quien fue el prójimo de este hombre?” Y el líder respondió “El que mostró misericordia en él”. Entonces Jesús dijo: “Ve y haz lo mismo”. La lección de esta historia es que debemos ser el prójimo de otros de la misma manera que el samaritano lo fue para el hombre que necesitaba ayuda. (Lc 10:25-37)

Algunas definiciones para prójimo son:

  1. una persona que vive cerca de otro
  2. una persona o cosa que está cerca de otro
  3. otro ser humano
  4. una persona que muestra bondad o utilidad hacia otros seres humanos

Sin embargo, la definición demJesús para prójimo incluye a un completo extraño, e incluso a alguien que te pueda considerar su enemigo. Hacer el bien a un extraño puede que no sea tan difícil. Pero hacer el bien a un enemigo suena como una dura tarea. Recuerde, esto es tan importante que se considera el segundo mandamiento más importante.

En el Reino de los Cielos no habrá enemigos, pero como ciudadanos de este reino debemos considerar empezar a vivir en esta tierra como si ya viviéramos en el reino.

En la cuarta parte de de esta serie seguiremos hablando acerca de la importancia de amarnos los unos a los otros.

El Reino de los Cielos – Parte 2

Cuando la gente habla del Reino de los Cielos hay una tendencia generalizada a hablar de ello como algo del futuro. Es como un sueño que esperamos se haga realidad. Pero como mencionamos en la primera parte de este estudio, Jesús quiere que nosotros recibamos los beneficios del reino aquí y ahora.

Para comprender mejor este enfoque permítame resumir las definiciones de las palabras reino y soberano.

Reino puede definirse como una esfera de acción o control independiente gobernado por un soberano, mientras que, soberano puede definirse como un gobernante supremo con autoridad indiscutible y permanente.

Considerando estas definiciones, podemos decir que el Reino de los Cielos se estableció con el sacrificio de Jesús, su resurrección de la muerte y la venida del Espíritu Santo sobre los creyentes. Aunque El no está físicamente gobernando en la tierra, El esta gobernado sobre una esfera de acción independiente (la Iglesia) sobre la que Él es el gobernante supremo con autoridad indiscutible y permanente. La iglesia es el comienzo de Su reino y Él es el Su soberano.

Un hecho interesante es que Jesús reconoce que en la actualidad hay un gobernante en este mundo, pero su ámbito es limitado y su reinado es temporal.

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado Mt 4:17

Ahora, entendiendo el hecho de que el Reino de los Cielos es una realidad existente, si queremos ser parte de este reino, tenemos que estar dispuestos a vivir bajo la autoridad de su rey. De la misma manera que esperamos comenzar a recibir los beneficios del reino aquí y ahora, también se espera que comencemos a vivir de acuerdo a sus principios, aquí y ahora.

Los principios del Reino de los Cielos fueron establecidos por Jesús a través de una serie de enseñanzas. Tenemos acceso a estas enseñanzas a través de la Biblia. En la próxima parte de esta serie discutiremos uno de los principios más importantes del reino, uno que Jesús mismo dijo resume la ley:

Ama a Dios y a tu projimo Lucas 10:27

El Reino de los Cielos – Parte 1

¿Quién no quiere ir al Reino de los Cielos? La respuesta común de cualquier persona  sería “Yo quiero“.

Pero la verdad es que si le preguntamos a esas mismas personas ¿Qué es?, o ¿que esperan ver en el reino de los cielos?, muy pocos tendrían una respuesta concreta.

Podríamos incluir una serie de versos apoyando lo que es el Reino de los Cielos, pero lo más importante es saber que el reino de los cielos es un lugar real que se está preparando para nosotros por nuestro Señor Jesús (Juan 14:2-3).

Basta decir que no habrá muerte o el sufrimiento (Apocalipsis 21:4).

Viviendo en un mundo donde estamos acostumbrados a medir las cosas por sus características físicas, no es de extrañar que tratemos de describir el Reino de los Cielos a partir de una perspectiva física. Pero más que centrarse en tratar de explicar lo que sería el Reino de los Cielos, nuestro enfoque debe ser como comenzar a recibir los beneficios de ser ciudadanos de ese reino.

Jesús comenzó el establecimiento del reino con su ministerio (Mt 4:17). Por cierto, El quería que nosotros comenzaramos a recibir los beneficios del reino aquí y ahora (Juan 10:10).

Me gustaría ofrecer algunas definiciones antes de cerrar la primera parte de esta enseñanza.

Reino:

  1. un estado o gobierno que tenga un rey o reina como su jefe
  2. concebido como algo que constituye un ámbito o esfera de acción independiente o de control
  3. la soberanía espiritual de Dios o de Cristo
  4. el dominio sobre el que la soberanía espiritual de Dios o de Cristo se extiende, ya sea en el cielo o en la tierra

Soberano:

  1. un monarca, un rey, reina, u otro gobernante supremo
  2. una persona que tiene el poder soberano o la autoridad
  3. tener rango supremo, el poder, o la autoridad
  4. supremo; preeminente; indiscutible: un derecho soberano
  5. en mayor grado, mayor o extremo
  6. estár por encima de todos los demás en el carácter, la importancia, excelencia, etc

En la segunda parte de la enseñanza de esta serie vamos a comenzar analizando el significado de estas dos palabras y como aplica a el Reino de los Cielos.

Quienes Somos

Visión

Proveer la enseñanza de la Palabra de Dios más allá de cualquier barrera institucional, llevando el mensaje del evangelio en una forma sencilla para que todo aquel que oye se pueda apropiar de sus verdades y vivir la vida abundante que Cristo ganó para nosotros, mientras esperamos por nuestra redención final y el cumplimiento de la promesa de vida eterna con nuestro Señor.

Esta visión se llevará a cabo en cooperación y con el apoyo de cualquier institución que desee para exaltar el nombre de Cristo el cumplimiento del mandato dado a la Iglesia, que es su cuerpo, de llevar el evangelio a toda criatura y hacer discípulos.

Creemos:

  • En la Biblia como la palabra infalible de Dios y en su propia interpretación sin la aplicación de ninguna filosofía humana.
  • En Cristo como Señor y Salvador de todos aquellos que aceptan que solo a través de la fe en El obtenemos el perdón de los pecados y entrada al Reino de los Cielos.
  • Santidad no basada en nuestros propios esfuerzos, sino mediante el deseo de un cambio, la sumisión a la voluntad de Dios, y una continua relación personal con el Señor Jesús.
  • La Iglesia tiene las llaves del reino de los cielos y es nuestra responsabilidad el abrir y no cerrar la puerta de oportunidad para todos aquellos por quienes Cristo derramó su sangre, para que pudieran obtener los beneficios de Su sacrificio.
  • La Iglesia tiene la responsabilidad de seguir el trabajo social que Cristo comenzó , siguiendo Su ejemplo de servicio y misericordia para con cualquiera que tenga problemas físicos, emocionales o espirituales.
  • La oración como una herramienta poderosa que nos permite acercarnos más a Dios, y alcanzar el poder sobrenatural de Dios actuando en nuestras necesidades de acuerdo a Su perfecta voluntad.
  • El fruto del creyente demostrado por buenas obras, no como una necesidad de justificación, sino como un resultado de la relación con nuestro Señor, y una manera de demostrar nuestro agradecimiento por Su amor y misericordia.

 

Estoy Listo

Listo para cambiar

Un cambio real en nuestras vidas es imposible sin Jesús. No estoy hablando de una iglesia específica. La gente puede apoyarte en este proceso de cambio, pero solo JESUS te puede cambiar.

Si entiendes que estás dispuesto a tomar esta importante decisión, hay unos pasos sencillos a seguir:

  1. Acepte su realidad. Todos hemos pecado (Rom 3:23) y todos necesitamos perdón. La paga del pecado es muerte (Rom 6:23), pero através de la fe en Cristo obtenemos la vida eterna (Jn 3:16). Confiesa tus pecados y cree en Jesús.
  2. Recibe a Jesús como tu salvador. El es el único camino de salvación (Hechos 4:12). No hay ninguna buena obra que podamos realizar para reestablecer nuestra relación con Dios (Ef 2:8-9). Jesús hizo lo que nosotros no podiamos hacer.
  3. Confiesa que Jesús es tu Señor y cree que El resucitó (Rom 10:9). Cuando confiesas que Jesús es tu Señor estas aceptando que nadie mas reina en tu vida, ni aun la muerte.
  4. Ahora, ora a Dios en el nombre de Jesús. No te vamos a proveer con una oración a seguir. Mas bien ora siguiendo tu corazón, dile a Dios como te sientes y que entiendes que Jesús es tu única alternativa.

Felicidades! Ahora eres un(a) hijo(a) de Dios (Jn 1:12). Bienvenido a la familia. Ahora, como Cristiano, comienzas un proceso de crecimiento continuo. Para ayudarte en este proceso hay tres cosas básicas que hacer:

  1. Lee la Bíblia. Todo lo que necesitamos saber para vivir una vida abundante se encuentra en la Bíblia. En la Bíblia aprenderás acerca de Cristo y como vivir la vida cristiana. Pero hazlo mas que lectura. Como un nuevo cristiano te verás tentado a leer la Bíblia lo mas pronto posible. No cometas este error. Asegurate de que lees para aprender. Tomate tu tiempo. Hay 66 libros en la Bíblia. Te sugerimos que comienzes con el evangelio de Juan. Luego pasa a la carta a los Romanos. Deseamos que cuando hayas terminado de leer estos ya hayas encontrado un mentor que te ayude es esta nueva vida. Pero si no, contáctanos y buscaremos una forma de ayudarte.
  2. Saca tiempo diario para la oración. Orar es conversar con Dios. En Mateo 6:5-13 puedes encontrar una guia dejada por Jesús para enseñarnos a orar. Tratar de vivir la vida cristiana sin oración es como tratar de manejar un automovil sin gasolina.
  3. Busca una Iglesia. La Iglesia consiste de los creyentes alrededor del mundo. Sin embargo, existen diferentes denominaciones con diferentes estilos de adoración. Busca una donde enseñen la palabra de Dios y te sientas a gusto. No trates de buscar una Iglesia perfecta. Todas estan llenas de gente imperfecta en el proceso de ser perfeccionadas por Dios. Si necesitas ayuda buscando una Iglesia, contáctanos y buscaremos una forma de ayudarte.

La vida cristiana tendrá sus momentos difíciles. Tengo una palabra para ti cuando llegue este momento: PERSEVERA. Recuerda que no estas solo: Jesús está contigo. Algunas veces incluso fallarás. Cuando esto ocurra, no mires atras, pidele perdón a Jesús (1 Juan 1:9) y continua siguiendole.

Según vas por este camino te invitamos a que saques provecho de este sitio. Puedes utilizar nuestro foro para hacer preguntas acerca de la Bíblia o la vida cristiana. Tambien puedes accesar estudios bíblicos en nuestro blog.

Dios te bendiga,

For A Change Ministries

Website

Siempre en construcción

Este sitio está todavía en construcción. De hecho, nuestras vidas aún están en construcción. Parece que hay polvo, escombros, ruido y cambios continuos sucediendo en nuestras vidas. A veces el cambio es necesario. Pero como usted no confiaría los cambios a su casa a cualquier contratista, de la misma manera no debes confiar los cambios en tu vida a cualquier contratista, sino a Dios. El te creó. El tiene el diseño perfecto para tu vida, y si se lo permites, le gustaría iniciar este proyecto especial ahora mismo.

Durante el proceso, verás como columnas y paredes viejas se derriban. También habrá una gran cantidad de escombros y polvo. No te preocupes. El sabe lo que está haciendo. El hará todo nuevo. Incluso habrá un nuevo techo. Pero mas importante que nada, un nuevo fundamento. El viento intentará soplar como una tormenta en contra de esta casa, pero no hay nada de que preocuparse, porque la casa tendrá un buen fundamento.

Estas cansado(a) de los cambios que te llevan a ninguna parte? Es hora de cambiar el contratista. Este es un cambio que realmente querrás para tu vida.

Oh! Casi lo olvido. Todos los cambios realizados por este contratista estan garantizados de por vida. Llámalo ahora!

Porqué Cambiar ?

Estamos en un proceso de cambio continuo. De hecho, el cambio comenzó desde el momento de la concepción … y el proceso de cambio nunca acabará.

Algunas de las definiciones para la palabra cambio son:

  • Hacer que sea diferente
  • Dar una forma o apariencia completamente diferente; transformar
  • Ser diferente o someterse a alteración
  • Someterse a transformación o transición
  • Ir de una fase a otra
  • Hacer un intercambio

El cambio no es malo…si vamos en la dirección correcta. Pero a veces parece que no tenemos ningún control. Esto es cierto si intentamos enfrentar la vida sin ninguna ayuda.

Hace alrededor de 2000 años Jesús murió en la cruz para que todos tuvieramos la oportunidad de vivir vidas abundantes. El lo hizo Para Un Cambio. Gracias a Jesús millones de personas han tenido la oportunidad de experimentar un cambio positivo. El sigue ayudando a la gente a cambiar en la dirección correcta, aun para aquellos que pensaban que no tenían ninguna oportunidad.

 

Este sitio tiene el propósito de ayudar a aquellos que necesitan un cambio en sus vidas. Te invitamos a que te comuniques con nosotros si tienes alguna pregunta o te gustaría recibir algun tipo de dirección en tu proceso de cambio. Tambien te invitamos a que acceses nuestro blog http://bloges.forachangeonline.org/ donde puedes accesar enseñanzas que pueden ayudarte en este proceso.

Artículos Recientes