Se acabó

¡Qué triste cuando tu equipo favorito está perdiendo de forma humillante! Cuando la diferencia en puntuación en poca, se mantiene la esperanza de recuperarse y lograr la victoria. Pero cuando se está perdiendo contundentemente, se pierde la esperanza de ganar. A veces los fanáticos deciden irse, pues para efectos prácticos, ya el evento se acabó.

Estos sentimientos no son únicos de eventos deportivos, pues los experimentamos en la vida. Siempre habrá problemas que enfrentar, pero a veces los problemas son de tal magnitud que nos agobian. Como resultado nos desenfocamos, y la frustración se apodera de nuestra mente, haciéndonos pensar que la esperanza se acabó.

Recuerdo cuando joven un partido de beisbol en el que el equipo local perdía por nueve carreras. Como resultado nos fuimos y seguí el partido a través de la radio. Sorprendentemente, el equipo local anotó diez carreras y ganó el partido. Por asumir la derrota, no pude presenciar la victoria.

Hace unos días estuve pasando por una situación frustrante que me tenía triste y desanimado. Ese domingo estuve en la iglesia, pero mi corazón no estaba allí. Todo estaba bien hasta la cuarta canción. Yo quería irme.  ¿Cómo es posible que canten una canción más? Para mi sorpresa, la canción que yo no quería escuchar fue el mensaje que necesitaba. A través de una canción Dios me reveló mi problema, me trajo paz, eliminó mi frustración, y restauró mi esperanza.

Si aquel domingo me hubiera ido de la iglesia, hubiera perdido mi victoria. No te rindas ante tu problema. Dios tiene la victoria esperando para ti también.  Dale la oportunidad.

En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. – Juan 16:33b

Los problemas te pueden hacer sentir que toda esperanza se acabó, pero el que está en Cristo puede vivir confiado en la seguridad de la victoria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.