Reino

No importa el sistema de gobierno establecido, tal parece que las personas elegidas para gobernar lo hacen para satisfacer sus propios intereses. Se olvidan de aquellos a quienes representan y se dedican a construir su propio reino.

Muchos comienzan con buenas intenciones. Pero parece que el poder corrompe a las personas, alejándolos de su propósito inicial. El gobierno para todos se torna en el reino de uno. El resultado es usualmente destrucción.

La población mundial es de aproximadamente 7.5 billones de personas. Si todos pudieran tener un reino de acuerdo a sus propósitos tendríamos 7.5 billones de reinos. Quizás digas: “ese no es mi caso”. Pero seamos sinceros. Es imposible estar 100% de acuerdo con otra persona 100% del tiempo.

¿Necesitas evidencia? Adam y Eva vivieron en un lugar de completa perfección y en comunión directa con Dios. Ellos disfrutaban de un reino bajo la voluntad de Dios. Pero esto no era suficiente. Ellos querían su propio reino.

Nosotros hacemos lo mismo: Quizás dirás: “yo no”. ¿Estas 100% de acuerdo con Dios 100% del tiempo? A veces juzgamos a Dios por las cosas que hace o por las cosas que a nuestro entender debió hacer. En cierta forma, le decimos que es un incompetente.

Es por esto que Jesús nos enseñó a orar así:

Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. – Mateo 6:10

Ser el líder de nuestro propio reino en un mundo donde cada uno quiere tener su propio reino solo lleva a guerra y destrucción. Si ves los noticiarios locales, sabes de que estoy hablando.

Cuando elegimos nuestros lideres cada uno escoge el que cree es la mejor opción. ¿Qué tal si elegimos al que sabemos es la mejor opción?

Elige pedirle a Dios que reine y haga su voluntad en tu vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.